Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Con la adopción de IA, estos son los empleos que desaparecerán en 2032

Desde los «despertadores» que recorrían las calles de la Inglaterra industrial hasta las «computadoras» humanas que realizaban cálculos matemáticos, la historia laboral está llena de ocupaciones que desaparecen con el avance tecnológico. Hoy, herramientas de inteligencia artificial como ChatGPT plantean preguntas sobre el futuro del trabajo y qué ocupaciones podrían ser las próximas en transformarse o desaparecer.

La Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. (BLS) publica anualmente sus Proyecciones de Empleo Ocupacional, ofreciendo una visión del mercado laboral para la próxima década. El informe más reciente, que abarca el período de 2022 a 2032, identifica algunos grupos ocupacionales en riesgo:

  • Apoyo de oficina y administrativo
  • Producción y ventas
  • Agricultura, pesca y silvicultura.

Según los datos de la BLS, los cajeros, amenazados por sistemas de autoservicio, podrían enfrentar la mayor disminución de empleos, con una proyección de 348 mil 100 puestos menos para 2032. Secretarios, empleados de oficina y representantes de servicio al cliente también están en la lista, con una expectativa de reducción de más de 150 mil empleos cada uno.

En términos de cambios relativos, los procesadores de palabras y mecanógrafos, con una disminución proyectada del 39%, y los reparadores de relojes, con un 30%, encabezan la lista de ocupaciones en peligro. Otras ocupaciones menos comunes también enfrentan riesgos significativos.

Así pues, destaca la importancia de la adaptabilidad y la formación continua en un mundo laboral en constante cambio, donde la automatización y los avances tecnológicos continúan redefiniendo las oportunidades de empleo. La clave para los trabajadores será la anticipación y la preparación para las necesidades emergentes de la economía del futuro.

Quizás también te interese:  Descubre cuánto gana un Ingeniero/a de seguridad de la cadena de suministro global en 2021

NotiPress/Gustavo Torres