Pulsa «Intro» para saltar al contenido

La teoría política de Giorgio Agamben: Estado de excepción y biopolítica

Introducción a la teoría política de Giorgio Agamben

Giorgio Agamben es un filósofo contemporáneo cuyo trabajo ha impactado profundamente la teoría política contemporánea. Nacido en Roma en 1942, Agamben se ha destacado por su análisis crítico del poder y la soberanía, conceptos que examina a través de una variedad de disciplinas como la filosofía, la teología, el derecho y la biopolítica.

El concepto de «estado de excepción»

Uno de los aportes más influyentes de Agamben a la teoría política es el concepto de «estado de excepción», desarrollado en su obra «Estado de excepción» (2005). Según Agamben, el estado de excepción es una situación en la que el poder soberano puede suspender el orden jurídico vigente bajo la pretensión de protegerlo. Esta noción es crucial para entender cómo los gobiernos modernos justifican medidas extralegales en nombre de la seguridad y el orden.

Agamben argumenta que el estado de excepción, aunque presentado como temporal y extraordinario, tiende a normalizarse, erosionando así los fundamentos democráticos. Esta teoría es particularmente relevante en el contexto de políticas antiterroristas y emergencias sanitarias que permiten a las autoridades eludir las restricciones legales.

Homo Sacer y la biopolítica

Otro término clave es «Homo Sacer», el título de una de sus series más influyentes. En esta obra, Agamben explora cómo ciertos individuos pueden ser excluidos tanto del orden jurídico como del político, convirtiéndose en «vida nuda» que puede ser sacrificada sin consecuencias. La figura del Homo Sacer es una herramienta analítica potente para entender las formas contemporáneas de exclusión y violencia estatal.

Agamben retoma y amplía las ideas de Michel Foucault sobre biopolítica, la administración de la vida por parte del estado. Según Agamben, el biopoder no solo regula la vida biológica sino que también define quién tiene el derecho a vivir y quién puede ser abandonado a la muerte.

La profanación como resistencia

La profanación es otra noción central en la obra de Agamben. En su libro «Profanaciones» (2007), sugiere que la manera de resistir al orden establecido es a través de la profanación, es decir, despojando a las instituciones y prácticas de su carácter sacro para devolverlas al uso común. Esta idea se contrapone a la sacralización de ciertos discursos y prácticas políticas que, según Agamben, perpetúan formas de dominación.

Potencialidad y acto

Agamben también ha profundizado en el concepto aristotélico de la potencialidad versus el acto. En su libro «Lo que queda de Auschwitz» (1998), analiza cómo la potencialidad de no hacer puede ser una forma de resistencia. Para Agamben, la capacidad de no actuar en determinados contextos puede abrir nuevas posibilidades políticas.

La comunidad que viene

El tema de la comunidad es otro aspecto crucial en la teoría política de Agamben. En «La comunidad que viene» (1990), propone una noción de comunidad que no se basa en la identidad o en la pertenencia, sino en la singularidad de cada individuo. Esta visión desafía las concepciones tradicionales de comunidad que suelen estar alineadas con el estado-nación.

Para Agamben, una comunidad auténtica es aquella que respeta las diferencias individuales y no busca homogenizarlas. Esta perspectiva es fundamental para entender su crítica a las formas actuales de soberanía y su visión de una política basada en la coexistencia de singularidades.

La teoría del lenguaje

La teoría del lenguaje también ocupa un lugar importante en la obra de Agamben. En textos como «El lenguaje y la muerte» (1982), explora la relación entre el lenguaje, la muerte y la soberanía. Según Agamben, el lenguaje no es solo un medio de comunicación sino una forma de poder que puede tanto excluir como incluir.

Para Agamben, la capacidad del lenguaje de capturar la realidad es también su límite. El lenguaje puede ser una herramienta de dominación, pero también tiene el potencial de abrir nuevas posibilidades de ser y de estar en el mundo.

Teología política

La teología política es otra área de interés para Agamben. En su libro «El Reino y la Gloria» (2007), examina cómo los conceptos teológicos han sido transferidos a la esfera política. Según Agamben, muchas instituciones políticas modernas tienen raíces teológicas, y comprender estas conexiones es crucial para criticar y transformar las estructuras de poder actuales.

Agamben no solo se interesa por la genealogía de estos conceptos, sino también por su función en el presente. La teología política le permite cuestionar las bases metafísicas de la soberanía y explorar alternativas para una política más justa y equitativa.

En resumen, la teoría política de Giorgio Agamben ofrece herramientas críticas para entender y resistir las formas contemporáneas de poder y exclusión. Sus conceptos de estado de excepción, Homo Sacer, biopolítica, profanación y teología política son fundamentales para cualquier análisis serio de las dinámicas políticas modernas.

Estado de excepción según Agamben: Concepto y aplicaciones

Origen y definiciones fundamentales

Giorgio Agamben, un filósofo contemporáneo italiano, ha definido el estado de excepción como una situación jurídica en la que las normas legales ordinarias se suspenden, permitiendo a las autoridades ejercer un poder ilimitado. Este concepto se remonta a la antigua Roma con la noción del «dictador» temporal, un cargo otorgado en tiempos de crisis extrema con la finalidad de preservar el estado. Según Agamben, el estado de excepción se ha convertido en una técnica habitual de gobierno, especialmente en contextos de emergencia.

Relación con el poder soberano

Según Agamben, el poder soberano se manifiesta en su máxima expresión a través del estado de excepción. Este se convierte en una herramienta para que el soberano pueda suspender el propio orden jurídico y actuar sin restricciones. La famosa cita de Agamben, «la excepción es más interesante que la regla», sugiere que las verdaderas dinámicas del poder se revelan cuando las leyes ordinarias se ponen en pausa y se aplica una administración extrajurídica.

Contextos históricos y contemporáneos

Agamben argumenta que el estado de excepción no es una característica exclusiva de sociedades totalitarias, sino que también se observa en democracias modernas. Ejemplos históricos incluyen desde la Alemania nazi con el Decreto del Incendio del Reichstag hasta el contexto post-11 de septiembre en los Estados Unidos. En cada caso, las medidas extraordinarias se justifican en nombre de la seguridad nacional, pero a menudo implican una expansión no controlada del poder ejecutivo.

Suspensión de derechos y libertades

La utilización del estado de excepción tiene implicaciones significativas en términos de derechos y libertades individuales. Durante estos periodos, derechos fundamentales como la libertad de expresión, la privacidad, y el debido proceso pueden ser restringidos o eliminados. Agamben sugiere que esta suspensión se convierte en la norma más que en la excepción, transformando la estructura misma del sistema jurídico y político.

La «nuda vida» y el Homo Sacer

En su obra «Homo Sacer», Agamben introduce los conceptos de «nuda vida» y el Homo Sacer, que ayudan a entender las implicaciones del estado de excepción. El Homo Sacer es una figura excluida del orden jurídico, un individuo cuyo asesinato no se considera homicidio. Durante el estado de excepción, gran parte de la población puede verse reducida a nuda vida, es decir, vida despojada de derechos y dignidad, siendo susceptible a actos de poder sin ninguna protección jurídica.

La normalización del estado de excepción

Uno de los aportes más importantes de Agamben es su análisis de la normalización del estado de excepción. La proliferación de estados de emergencia en el mundo moderno sugiere que estas medidas excepcionales se están convirtiendo en una constante. Esta tendencia implica una transformación profunda en la manera en que se concibe y se practica el poder soberano, carcomiendo las bases mismas de la democracia y el estado de derecho.

Aspectos filosóficos y teóricos

Desde una perspectiva filosófica, Agamben se detiene en la paradoja del estado de excepción: una situación en la que la ley se aplica dejando de aplicarse. Esta paradoja subraya una tensión inherente entre la normativa legal y la autoridad que la sustenta. La propia existencia del estado de excepción dentro del marco del derecho revela una zona de indistinción, donde la ley y su suspensión coinciden, creando un terreno fértil para la arbitrariedad y el abuso de poder.

Críticas y controversias

El enfoque de Agamben ha sido objeto de críticas. Algunos académicos argumentan que su concepto de estado de excepción es demasiado amplio y pesimista, sugiriendo que no todas las situaciones de emergencia implican un abuso de poder. Otros señalan que su insistencia en la generalización del estado de excepción puede desvirtuar su capacidad analítica, diluyendo la especificidad de contextos y circunstancias particulares.

Quizás también te interese:  Boeing: pérdidas anuales y desafíos continuos después de incidentes

Aplicaciones prácticas y contemporáneas

A pesar de las críticas, el concepto de estado de excepción según Agamben ha encontrado aplicaciones prácticas en diversos análisis contemporáneos. Desde la lucha contra el terrorismo hasta las medidas pandémicas, el concepto sigue siendo relevante para entender cómo se manejan las crisis y las implicaciones sociales y políticas de estas respuestas. Las leyes aprobadas rápidamente, las cuarentenas obligatorias y las restricciones de movimiento son algunos ejemplos recientes que ilustran su aplicación.

Los riesgos de la excepcionalidad permanente

Agamben advierte sobre los peligros de una excepcionalidad que se vuelve permanente. Si las medidas extraordinarias se vuelven la norma, se corre el riesgo de vivir en un estado de emergencia perpetuo, donde los derechos y libertades quedan permanentemente comprometidos. Esta situación podría erosionar la confianza en las instituciones y socavar la legitimidad del sistema democrático.

El papel de la ciudadanía

La ciudadanía tiene un papel crucial en la vigilancia y el control del poder durante el estado de excepción. Agamben sugiere que una sociedad consciente y activa puede contrarrestar la tendencia a la normalización de la excepción. La participación cívica y la defensa de los derechos humanos son esenciales para limitar los abusos de poder y preservar la integridad del orden jurídico.

Conclusión provisional

El análisis del estado de excepción según Agamben ofrece un marco teórico para examinar cómo las crisis son manejadas por los gobiernos y sus impactos en la estructura del poder y los derechos individuales. Aunque su enfoque ha sido debatido, su contribución al entendimiento de las dinámicas del poder en tiempos de emergencia sigue siendo invaluable para cualquier análisis político y jurídico contemporáneo.

La biopolítica en el pensamiento de Giorgio Agamben

La biopolítica, como concepto analítico, ha sido ampliamente desarrollado por numerosos teóricos, pero uno de los nombres más destacados en este ámbito es el del filósofo italiano Giorgio Agamben. En su extensa obra, Agamben se dedica a explorar cómo el poder se ejerce sobre la vida a través de mecanismos biopolíticos. Su análisis se convierte en una herramienta crucial para entender la modernidad y las formas contemporáneas de gobernanza.

La vida desnuda y el estado de excepción

Uno de los conceptos clave en la biopolítica de Agamben es el de “vida desnuda” (bare life). Este se refiere a la existencia humana reducida a su dimensión biológica, excluida del ámbito de los derechos ciudadanos y políticos. El filósofo conecta esta noción con el estado de excepción, una situación en la que la ley es suspendida de manera temporal bajo justificaciones que a menudo se perpetúan.

Agamben argumenta que el estado de excepción se ha convertido en una norma más que en una excepción, ejerciendo un control continuo sobre la vida de las personas. Esta perspectiva es fundamental para comprender cómo los estados modernos gestionan la vida y el cuerpo de sus ciudadanos, transformando biopolítica en un tema central de análisis.

El Homo Sacer

En su obra titulada Homo Sacer: El poder soberano y la vida desnuda, Agamben introduce la figura del homo sacer. Este término designa a una persona que puede ser asesinada sin que tal acto se considere homicidio, pero que no puede ser sacrificada en un rito religioso. La figura del homo sacer ejemplifica la división entre la vida política y la vida biológica.

Para Agamben, el homo sacer es una metáfora poderosa que pone de manifiesto la exclusión y la violencia implícitas en los sistemas de poder modernos. Esta forma de vida reducida y expuesta a la violencia representa la condición de muchas personas en situaciones de marginalización y precariedad extrema.

La influencia de Michel Foucault

La biopolítica de Agamben tiene un fuerte vínculo con las teorías de Michel Foucault. Sin embargo, Agamben va más allá del análisis foucaultiano, enfatizando no solo la vigilancia y el control, sino también la nuda vida y la exclusión. Foucault identificó cómo las sociedades pasan de disciplinar a regularizar a través de la biopolítica. Agamben complementa esta visión, incorporando la idea del estado de excepción como una técnica de gobernanza permanente.

La relación entre los conceptos de disciplina, biopolítica y estado de excepción es fundamental para entender cómo Agamben amplía y transforma la teoría foucaultiana. Este enfoque permite un análisis más profundo de las prácticas de control y exclusión en las sociedades contemporáneas.

La biopolítica en tiempos de crisis

Agamben ha señalado cómo las crisis, especialmente en tiempos de emergencia, justifican la expansión del estado de excepción y, por ende, de las prácticas biopolíticas. Ejemplos recientes como las políticas en respuesta a pandemias o crisis migratorias son utilizados para ilustrar cómo los estados pueden suspender derechos y libertades en nombre de la seguridad pública.

La capacidad del estado para tomar decisiones sobre la vida y la muerte, o sobre quién merece ser protegido y quién debe ser excluido, se vuelve más visible en estas situaciones de excepción. Esto demuestra la relevancia continua del análisis biopolítico en la comprensión de las dinámicas políticas actuales.

La crítica a la modernidad

Otro aspecto esencial en el pensamiento de Agamben es su crítica a la modernidad. Argumenta que la modernidad no ha superado las prácticas excluyentes de poder, sino que las ha refinado y extendido. La biopolítica se convierte en un medio efectivo para entender cómo la modernidad continúa ejerciendo formas de control que se creía ya superadas con el advenimiento de la democracia y los derechos humanos.

El dispositivo

La noción del dispositivo en Agamben, que toma prestada de Foucault, es también crucial para entender su biopolítica. Los dispositivos son estructuras que organizan y regulan el comportamiento de los individuos a través de variados mecanismos que incluyen instituciones, leyes y normas. Estos dispositivos biopolíticos actúan sobre la vida biológica y social de los individuos, configurando sus experiencias y limitando su libertad.

En su análisis de los dispositivos, Agamben resalta cómo estos son herramientas del poder usadas para gestionar tanto la vida individual como la colectiva. Identificar y desmantelar estos dispositivos es esencial para liberar a las personas de las múltiples formas de control biopolítico que experimentan a diario.

La potencialidad y el poder

Giorgio Agamben también introduce el concepto de potencialidad. A diferencia del poder, que se ejerce activamente, la potencialidad se refiere a lo que puede ser pero no necesariamente es. Esta distinción es crítica en la obra de Agamben, ya que la potencialidad representa una forma de resistencia contra las imposiciones de la biopolítica.

Para Agamben, el ser humano tiene una zona de indiferencia donde potencialidad y poder se intersectan. En esta zona, radica la capacidad para resistir y transformar las condiciones impuestas por el estado de excepción y los mecanismos biopolíticos.

La importancia de repensar la política

La biopolítica en el pensamiento de Agamben hace un llamado urgente a repensar nuestras concepciones de la política. Al entender cómo el poder opera sobre la vida desde una perspectiva biopolítica, se nos invita a cuestionar las estructuras existentes y buscar formas de vida más inclusivas y justas. El desafío es identificar y confrontar aquellas dinámicas biopolíticas que perpetúan la exclusión y la precarización de numerosas vidas en el mundo contemporáneo.

Influencias y críticas a la teoría de Giorgio Agamben

Introducción a las influencias de Agamben

Giorgio Agamben, un destacado filósofo italiano, ha sido ampliamente influenciado por una variedad de tradiciones filosóficas y teóricas. En particular, sus obras están impregnadas de las ideas de Martin Heidegger, Michel Foucault, Walter Benjamin y Hannah Arendt. Estas influencias han dado forma a su pensamiento y han contribuido significativamente a desarrollar su teoría sobre el estado de excepción y la biopolítica.

Heidegger y la ontología

Una de las influencias más prominentes en el trabajo de Agamben es Martin Heidegger. La ontología y el estudio del ser presentes en la obra de Heidegger han sido fundamentales para el desarrollo del pensamiento de Agamben. En particular, la noción heideggeriana del «ser-en-el-mundo» ha sido crucial para el entendimiento de Agamben sobre la existencia humana en contextos de poder y autoridad.

Foucault y la biopolítica

Michel Foucault también ha tenido un impacto significativo en Giorgio Agamben, especialmente en el concepto de la biopolítica. Foucault introdujo la idea de que los poderes contemporáneos no solo disciplinan los cuerpos, sino que también gestionan la vida misma desde una perspectiva biológica. Agamben toma esta idea y la amplía, explorando cómo los estados modernos crean «vidas desnudas» que pueden ser controladas y excluidas por medio del estado de excepción.

Benjamin y la crítica del derecho

Walter Benjamin, con su crítica del derecho y la violencia, ha sido otro pilar fundamental en la teoría de Agamben. La noción de la «violencia divina» de Benjamin, que cuestiona las estructuras legales tradicionales, encuentra eco en la crítica de Agamben al estado de excepción, un mecanismo que, según Agamben, revela la verdadera relación entre la ley y la vida.

Quizás también te interese:  Mario Delgado y el huachicol: qué se sabe sobre la denuncia pública de Xóchitl Gálvez

Arendt y el totalitarismo

Hannah Arendt y su análisis del totalitarismo también han dejado una marca indeleble en el pensamiento de Agamben. Arendt argumenta que el totalitarismo moderno representa una nueva forma de opresión que atomiza y aísla a los individuos. Agamben lleva esta crítica más allá, sugiriendo que el estado de excepción se convierte en una técnica de gobierno que perpetúa esta atomización y aislamiento.

Críticas a la teoría de Agamben

A pesar de su influencia en el campo de la filosofía y la teoría política, las ideas de Agamben no han estado exentas de críticas. Una de las críticas más comunes es que su concepto de «vida desnuda» puede ser excesivamente abstracto y desconectado de las realidades políticas y sociales concretas.

Temas de abstracción

Algunos críticos sostienen que la teoría de Agamben se encuentra demasiado enfocada en un marco teórico abstracto, lo que puede limitar su aplicabilidad a situaciones políticas reales. Según estos críticos, la obsesión de Agamben con el marco conceptual del estado de excepción le impide abordar de manera efectiva las luchas cotidianas y los movimientos sociales concretos.

Implicaciones éticas

Otros han señalado que las implicaciones éticas de las teorías de Agamben son problemáticas. La noción de «vida desnuda» y la caracterización de la política moderna como un constante estado de excepción pueden llevar a una visión pesimista que devalúa los esfuerzos por resistir y transformar las estructuras de poder existentes.

Críticas feministas

Desde una perspectiva feminista, se ha criticado a Agamben por no considerar suficientemente las dimensiones de género en su análisis. Autoras feministas han destacado que al enfocarse principalmente en la «vida desnuda» y el estado de excepción, Agamben deja de lado cómo las estructuras de poder afectan de manera diferenciada a hombres y mujeres.

Perspectiva postcolonial

La teoría postcolonial también ha cuestionado las ideas de Agamben, sugiriendo que su enfoque en el estado de excepción no capta completamente las complejidades de la dominación colonial y postcolonial. Teóricos postcoloniales argumentan que la experiencia colonial y sus secuelas representan formas de excepción y biopolítica que requieren un análisis más matizado.

Respuestas de Agamben

Ante estas críticas, Agamben ha respondido en diversas ocasiones, defendiendo la universalidad de sus conceptos. Él argumenta que su teoría está diseñada para capturar las dimensiones más fundamentales de la política moderna y la soberanía. Además, sostiene que la abstracción es necesaria para comprender las estructuras subyacentes del poder contemporáneo.

Recepción académica

La recepción académica de las teorías de Agamben ha sido mixta, con numerosos estudios y artículos que elogian y critican por igual sus contribuciones. Mientras que algunos académicos celebran su habilidad para desentrañar las dinámicas del poder moderno, otros reafirman la necesidad de un enfoque más concreto y contextual.

Importancia en el debate contemporáneo

A pesar de las críticas, es innegable que las teorías de Giorgio Agamben mantienen una importancia significativa en los debates filosóficos contemporáneos. Su interpretación del estado de excepción y la biopolítica siguen siendo puntos de referencia esenciales para quienes estudian la intersección entre política, derecho y vida.

Influencia en otros campos

Además de la filosofía política, las ideas de Agamben han tenido un impacto notable en otros campos como la literatura, el arte y los estudios culturales. Su concepto de «vida desnuda» se ha adoptado para analizar diversas formas de marginalización y exclusión en la sociedad moderna.

Conclusión provisional

Así, mientras Giorgio Agamben continúa siendo una figura polémica, su aporte al entendimiento de las dinámicas del poder y la soberanía en la sociedad contemporánea es innegable. Las influencias que ha recibido y las críticas que ha enfrentado sólo han enriquecido el debate y subrayado la relevancia continua de sus ideas en un mundo en constante cambio político y social.

Impacto contemporáneo de las ideas de Agamben en la política global

Giorgio Agamben, filósofo italiano conocido por su obra sobre la biopolítica y el estado de excepción, ha dejado un impacto significativo en la política contemporánea a nivel global. Su teoría sobre cómo los estados modernos gestionan la soberanía y la vida humana sigue siendo relevante en el análisis de las políticas actuales.

Biopolítica y estado de excepción

Según Agamben, la biopolítica se refiere al uso de políticas y prácticas por parte de los estados para controlar y gestionar la vida de los ciudadanos. Este concepto es crucial para entender cómo los gobiernos contemporáneos justifican medidas extremas durante las crisis. El estado de excepción, por su parte, es una situación en la que las normas legales pueden ser suspendidas por razones de emergencia. La implementación de estos conceptos ha sido evidente en diversas políticas globales.

Pandemia de COVID-19

El estallido de la pandemia de COVID-19 ofreció un contexto contemporáneo para observar las ideas de Agamben en práctica. Numerosos gobiernos declararon estados de emergencia y adoptaron medidas draconianas que afectaron directamente las libertades civiles y la vida diaria de millones de personas. La relación entre la salud pública y el control estatal se volvió un tema de debate prominente, validando las observaciones de Agamben sobre la biopolítica.

Vigilancia y tecnología

Otro impacto significativo de las ideas de Agamben ha sido en el ámbito de la vigilancia y tecnología. Con el avance de la tecnología de la información y la proliferación de dispositivos de vigilancia, los estados tienen nuevas herramientas para monitorear y controlar a sus ciudadanos. Estas prácticas pueden verse como una extensión del poder biopolítico, donde se justifica la vigilancia masiva en nombre de la seguridad nacional o la salud pública.

Migración y gestión de fronteras

La gestión contemporánea de la migración y las fronteras ha sido otro campo donde las ideas de Agamben encuentran relevancia. La creación de zonas de exclusión, como los campos de refugiados, y las políticas restrictivas de inmigración pueden ser vistas como una extensión del estado de excepción. Los inmigrantes y refugiados a menudo viven en condiciones donde los derechos son suspendidos, reflejando las preocupaciones de Agamben sobre la soberanía y la exclusión.

Protestas y movimientos sociales

Las protestas y movimientos sociales en diversas partes del mundo también han resonado con las teorías de Agamben. En muchos casos, los gobiernos han respondido a las protestas con medidas de excepción, incluyendo toques de queda y detenciones arbitrarias. Estas acciones ilustran cómo los estados pueden imponer el estado de excepción para mantener el orden, a menudo a costa de los derechos civiles.

Aplicación en diferentes regiones

El impacto de Agamben no se limita a una región específica. En Europa, sus ideas han sido usadas para criticar las políticas de austeridad económica y la gestión de la crisis migratoria. En América Latina, se han utilizado para analizar las respuestas estatales a la violencia y el crimen. Incluso en Asia, las políticas autoritarias en países como China pueden ser vistas a través del lente de la biopolítica y el estado de excepción.

Retórica del miedo

Los gobiernos a menudo usan la retórica del miedo para justificar medidas extremas, otra dinámica que Agamben ha explorado. La creación de un estado de constante amenaza puede ser utilizada para mantener medidas de control y vigilancia, interpretando así el concepto de estado de excepción de una manera ampliada y permanente.

Academia y activismo

Las ideas de Agamben también han encontrado eco en el ámbito académico y en el activismo. Investigadores y activistas utilizan sus teorías para cuestionar las políticas gubernamentales y abogar por los derechos humanos. El marco analítico que proporciona Agamben permite entender y criticar las dinámicas de poder en la política contemporánea.

Respuestas a la crisis económica

Durante crisis económicas, los estados también tienden a asumir poderes excepcionales. Se puede observar la implementación de políticas que restringen los derechos laborales y las protecciones sociales, todo bajo la justificación de estabilizar la economía. Agamben ofrece una perspectiva crítica sobre cómo estas medidas pueden ser una forma de biopolítica y control social.

En conclusión, el impacto contemporáneo de las ideas de Giorgio Agamben en la política global es profundo y multifacético. Desde la pandemia hasta la gestión de migraciones y el uso de la tecnología, sus conceptos de biopolítica y estado de excepción siguen siendo herramientas valiosas para entender las dinámicas de poder en el mundo moderno.