Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Cuáles son los países latinoamericanos con mayor estrés hídrico

Los científicos han observado con detenimiento las diferentes crisis hídricas que han tenido lugar en diferentes regiones de Latinoamérica y llegaron a la conclusión de que son bastantes las ciudades y los países expuestos a lo que se define como «estrés hídrico». Las proyecciones indican que en 25 años la mitad de la población mundial vivirá en zonas de escasez hídrica y América Latina no será la excepción.

Diversas sequías en países como México, Uruguay o Chile han llevado a clasificar el fenómeno como «estrés hídrico». Esta es una relación entre la demanda y la oferta de agua en una zona. Los casos latinoamericanos indican que la demanda de agua podría aumentar en un 43% para el año 2050. Esta cifra superaría por el doble del crecimiento promedio mundial, el cual su incremento está estimado entre un 20 y un 25%.

Este aumento en la región lo explica el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) a partir de tres causas: el crecimiento de la población como también de los flujos migratorios, la expansión agrícola y las actividades industriales. A pesar de que estas características no sean exclusivas de América Latina, el PNUD afirma que en el continente se están produciendo con mayor velocidad.

Cambio climático

Por otro lado, el abastecimiento de agua se ve cada vez más afectado como consecuencia del cambio climático. Este fenómeno incluye un aumento de las temperaturas y de las sequías.

El estrés hídrico puede traer graves efectos en la región. La escasez de agua puede conllevar a mayores niveles de desigualdad y un impacto en la nutrición en la medida en que escasee el agua para cultivar alimentos. Por otro lado, puede afectar a la salud de quienes decidan consumir agua contaminada y causar problemas de higiene.

Quizás también te interese:  Descubre todo lo que necesitas saber para vivir en Becedillas

La falta de agua puede también tener efectos en el desarrollo económico tal como sucedió con la interrupción del tráfico de embarcaciones a través del Canal de Panamá producto de la sequía. También puede traer graves consecuencias para la producción de energía mediante centrales hidroeléctricas. Un caso que ilustra esta situación es el que sucedió en Ecuador cuando el Gobierno declaró un estado de emergencia y comenzó a racionar la electricidad por la falta de lluvias.

Según el análisis del World Resources Institute, actualmente, 25 países en el mundo tienen estrés hídrico extremo siendo Chile el único país de la región que sufre este fenómeno. No obstante, muchos otros países latinoamericanos están atravesando un estrés hídrico alto, entre ellos, México y Perú.

Para el año 2050, Chile seguiría siendo uno de los países de la región que lideraría el ranking. Sin embargo, para el 2080, México pasaría a acompañar a Chile como los dos países latinoamericanos más afectados por un estrés hídrico extremo. Le seguirían Perú y El Salvador con un estrés hídrico alto.

Estas estimaciones de crisis hídricas son el resultado de un cálculo basado en el escenario actual de cada país. Esto quiere decir que si los esfuerzos para combatir el cambio climático no aumentan ni se reducen los efectos del estrés hídrico podrán experimentarse en carne propia.

NotiPress/Axel Olivares