Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Escasez de metadona en México se da por farmacias que la venden como droga recreativa

La metadona, el único medicamento disponible en México para tratar los síntomas del síndrome de abstinencia a opioides, enfrenta una escasez en el país. Este síndrome es una respuesta fisiológica a las adaptaciones celulares provocadas por la estimulación continua de los opioides en el sistema nervioso central. La gravedad y la intensidad de los síntomas varían según el tipo y la cantidad de sustancia consumida.

Desde 2017, la metadona está incluida en el cuadro básico de insumos del sector salud mexicano como un medicamento esencial. Sin embargo, su disponibilidad en los hospitales públicos de segundo y tercer nivel es casi nula, lo que dificulta enormemente el acceso para quienes necesitan este tratamiento.

Según la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), solo un laboratorio en México -Psicofarma- tiene autorización para producir metadona. No obstante, este laboratorio enfrenta restricciones para importar los insumos necesarios para su producción, lo que agrava la situación de escasez.

El presidente Andrés Manuel López Obrador abordó el tema en su conferencia matutina del 10 de julio de 2024. Destacó que se han tomado medidas tras detectar la venta de drogas disfrazadas de medicamentos en farmacias, especialmente en zonas turísticas. Aunque AMLO no mencionó la palabra «desabasto», el acceso a la metadona sigue siendo un reto para el sistema de salud en México. Al ser cuestionado por la prensa en la conferencia mañanera, AMLO aseguró que el desabasto se da tras corrupción en farmacias, que vendían la metadona como droga recreativa.

La falta de metadona afecta a los consumidores de opioides, y también a aquellos que buscan dejar el consumo de fentanilo o cannabinoides. El mandatario no ofreció una hoja de ruta clara de cómo el Gobierno piensa solucionar la escasez de la metadona.

Quizás también te interese:  Todo sobre el juicio contra el expresidente Álvaro Uribe en Colombia

NotiPress/Patricia Manero