Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Panorama de México muestra que hay más deudas que inversión extranjera

La firma de inversión global Franklin Templeton midió la proporción de la deuda que el Estado mexicano tiene con inversores extranjeros, desde un máximo del 39% en febrero de 2015, pasó a poco más del 14% en junio de 2024. Esto significa que 24,5% de la deuda ha pasado a inversionistas locales. Por tal motivo, el fondo de inversiones afirma, en un comunicado compartido con NotiPress, en México el nivel de deuda supera a las inversiones extranjeras.

De esta forma, entre febrero de 2019 y mediados de 2022 se redujeron las inversiones de un máximo de 2.27 billones a un mínimo de 1.51 billones de pesos, respectivamente, esto a causa de las ventas por parte de extranjeros. Así, México ha logrado atraer capitales extranjeros, alcanzando un total de 1.77 billones de pesos.

No obstante, la deuda ha superado el ritmo de las inversiones, pasando de 9.6 billones de pesos en octubre de 2022 a 12.5 billones en junio de 2024. Por lo tanto, mientras los capitales extranjeros incrementaron un 17% sus inversiones, la deuda se ha elevado a casi un 30%, lo cual provocó una disminución continua de la tenencia extrajera.

Frente a este panorama, asegura la firma, existen desafíos y oportunidades para las finanzas gubernamentales. Por un lado, el financiamiento del Gobierno ya no depende tanto de la inversión extranjera. Además, el peso mexicano estuvo respaldado por tasas de interés atractivas a nivel global, por lo cual las tasas han servido como una salvaguarda para el peso.

Sin embargo, por otro lado, el Estado pierde una fuente importante de financiamiento, el cual ayuda a reducir el costo del servicio de su deuda. Según asegura Franklin Templeton, los inversionistas extranjeros están más preocupados por un manejo sano de las finanzas que por la inseguridad y el Estado de derecho que afecta a los inversionistas locales.

Quizás también te interese:  Garantiza AMLO ya no habrá desabasto de energía pese a ola de calor

Ante esto, la firma considera, es crucial monitorear las dinámicas que afectan las futuras estrategias de financiamiento del país, sobre todo, para mantener el grado de inversión crediticia. A pesar de que México es el único país con grado de inversión que paga una tasa de doble dígito a corto plazo (esta ha sido la razón de la fuerte revaluación del peso entre 2020 y el primer trimestre de 2024), una parte significativa de los capitales extranjeros siguen índices de deuda global con grado de inversión.

NotiPress/Axel Olivares