Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Lunes negro: Gobierno de Milei se enfrenta por primera vez con el mercado

El inicio del mes de julio trajo consigo una fuerte reacción de los activos argentinos, que experimentaron una significativa caída tanto en Wall Street como en la bolsa de Buenos Aires. Esta reacción de los inversores se da tras el anuncio de la segunda fase económica del ministro de Economía, Luis Caputo, y el presidente del Banco Central (BCRA), Santiago Bausili.

Las medidas presentadas, que se encuentran enmarcadas en la «segunda etapa del plan de estabilización», no lograron cumplir con las expectativas del mercado financiero argentino. Por un lado, en el ámbito internacional, los bonos en dólares sufrieron descensos, entre ellos el Bonar 2041 que tuvo una baja del -4,8%, el Global 2046 con un 4,1% y el Global 2029 con un 3,6%.

De la misma forma, los Recibos de Depósito Americano (ADRs, por sus siglas en inglés) también se vieron afectados, con caídas de hasta un 9,6%. Esta caída impacto significativamente en los papeles bancarios como los del Banco Supervielle con una caída del 9,6% y del Grupo Financiero Galicia, que tuvo un desplome del 9,5%.

Asimismo, en el mercado local, el índice S&P Merval cerró con una baja del 1%, situándose en 1.594.732,830 unidades, tras registrar un 2,4% durante el mes de junio. Las acciones bancarias fueron las más golpeadas, entre ellos se destacan:

  • Grupo Supervielle tuvo una caída del6,5%.
  • Banco Macro tuvo una caída del 5,5%.
  • Banco BBVA con una baja del 4,8%.
  • Banco Galicia con un desplome del 4,4%.

Por otra parte, el riesgo país, medido por el banco estadounidense JP Morgan, aumentó en 50 unidades (+3,4%) y alcanzó los mil 506 puntos básicos, reflejando una mayor percepción de riesgo por parte de los inversionistas internacionales.

Quizás también te interese:  Viveros de nopal forrajero benefician a 18 entidades

Igualmente, el Gobierno convocó a una reunión con banqueros el lunes 1 de julio de 2024 para avanzar con el primer paso de la nueva fase del plan económico. La implementación de la fase tiene como objeto restringir al máximo la emisión monetaria por parte del Banco Central. El encuentro, encabezado por Caputo y Bausili, se discutió la migración de los pasivos remunerados del BCRA al Tesoro mediante la implementación de nuevas Letras de Regulación Monetaria (LRM).

La medida para los bancos apunta a consolidar la política fiscal y sanear el balance del BCRA, mientras enfrenta desafíos como los seguros financieros y las expectativas del mercado. En resumen, el mercado argentino enfrentó un panorama de incertidumbre este lunes negro y tras las medidas anunciadas. Esto dejó en evidencia la complejidad de conciliar las expectativas del mercado con las políticas económicas implementadas por el gobierno.

NotiPress/Noelia Acuña