Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Vehículos autónomos listos para transformar la logística global

La revolución tecnológica que se vive en el primer cuarto de siglo trae las creaciones que la sociedad imaginó durante mucho tiempo. Muchas de ellas ya existen, solo que no se pueden ver con demasiada frecuencia. El aparato más clásico de la utopía futurista es, por supuesto, el auto que se conduce solo. Estos vehículos están diseñados con un software para imitar e incluso mejorar las habilidades de conducción. Sin embargo, cabe preguntarse cuándo se podrán ver pasar por las calles como cualquier otro vehículo.

Estos vehículos están equipados con inteligencia artificial y sistemas avanzados de conducción con el objetivo de redefinir la eficiencia, la seguridad y la sostenibilidad del transporte de mercancías a nivel global.

Según comentó el cofundador y vocero de Tranciti, Gonzalo Fuenzalida, «el primer sector en adoptar dicha tecnología es el transporte comercial. Actualmente, muchas empresas de logística transportan mercancía usando los distintos softwares de manera más rentable y eficiente. Hoy en día existen distintas tecnologías que trabajan en conjunto con dichos vehículos, como el LIDAR (Light Detection and Ranging), el cual permite determinar la distancia de un emisor láser a otro punto usando láser pulsado y el RADAR, o Radio Detection and Ranging, que detecta distancias gracias a sus ondas de radio».

Esta suma de tecnologías permite montar un sistema capaz de automatizarse y desarrollar capacidades propias. «Estamos hablando de que no sólo es la identificación de rutas, sino que se reconocen obstáculos, se interpretan señales, y por supuesto todo es gracias a un sistema de IA, lo que hará que las entregas sean más rápidas y eficientes», afirma Fuenzalida.

Quizás también te interese:  Álvaro Uribe critica el 'fast track' de Gustavo Petro como inconstitucional

Desde un punto de vista logístico, los automóviles autónomos traen una serie de beneficios incluidos la reducción de costos, una mayor seguridad y también, un impacto positivo con el medio ambiente. Al ser construidos a partir de tecnologías de propulsión eléctrica, su fabricación no contribuye al aumento de la huella de carbono. De esta forma, su logística garantiza la sostenibilidad.

«Claro que existen ventajas ante este nuevo suceso, la evolución y la innovación siempre traen consigo una serie de desafíos las cuales se deberán tomar en cuenta para que este modo de vida se implemente de manera permanente», señaló Fuenzalida, quien además agregó que, desde la empresa, «siempre buscamos tecnologías de soporte como en infraestructura, en los sistemas de carga y las distintas plataformas de gestión de flotas, mejorando la competitividad, la eficiencia y la sostenibilidad de las empresas».

De acuerdo a las estimaciones de Tranciti, los vehículos inteligentes podrán verse en México y en varias regiones de Latinoamérica en aproximadamente 3 o 5 años de manera funcional. Hasta el momento, se sigue experimentando con prototipos en algunos países en distancias cortas.

NotiPress/Axel Olivares