Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Medidas para combatir el robo de identidad en el sector financiero mexicano

El robo de identidad en México provoca pérdidas significativas y también daños a la reputación de numerosas instituciones financieras. Este problema, que implica el uso fraudulento de información personal para obtener beneficios ilegales, llevó a las autoridades y a las entidades financieras a reforzar sus medidas de seguridad.

Según el estudio sobre el estado global de la ciberseguridad 2023, siete de cada diez organizaciones mexicanas sufrieron violaciones de seguridad, principalmente a través de puntos de conexión propiedad de empleados, la nube y redes wifi. Las pérdidas económicas promedio derivadas de estas violaciones se estiman en 2.6 millones de dólares, incluyendo daño a la reputación y costos de reparación. Los ataques más comunes son el phishing, ransomware y aquellos perpetrados a través de terceros o cadenas de suministro de datos digitales.

Ante esto, el impacto del robo de identidad no solo afecta económicamente a las empresas, sino que también deteriora la confianza de los clientes, lo que a su vez mina la credibilidad y la lealtad hacia estas instituciones. Además, las entidades pueden enfrentar sanciones si no cumplen con las regulaciones necesarias para proteger los datos de sus clientes.

NotiPress consultó con Sistema de Transferencias y Pagos (STP), una fintech empresarial mexicana especializada en tecnologías de sistemas de pago. La firma recomienda a sus clientes el uso de herramientas tecnológicas avanzadas para contrarrestar las nuevas tácticas de los ciberdelincuentes. En México, 54 millones de personas son vulnerables al fraude de suplantación debido a que poseen al menos un producto financiero, según la más reciente Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF).

Jorge Malanco, vocero de STP, destacó que «las instituciones financieras tradicionales, así como las fintech, están implementando diversas medidas para prevenir y mitigar los riesgos asociados con el robo de identidad, apoyándose en la tecnología que ofrecen empresas como Trully». Trully es una plataforma de inteligencia colectiva, potenciada por inteligencia artificial (IA), que recopila informes de defraudadores identificados por empresas y comercios en todo el país.

Quizás también te interese:  Elon Musk revela su consumo de ketamina: esta es la razón

En 2023, al menos 160 empresas fueron reportadas ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) por casos de suplantación de identidad, un aumento del 54% entre 2020 y 2021. La digitalización de los servicios bancarios se convirtió en un pilar esencial para el crecimiento de bancos y fintech, especialmente considerando que el 79.2% de la población mexicana mayor de seis años tiene acceso a un teléfono celular, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Asimismo, el avance de tecnologías como el deepfake, que permite crear videos y fotografías hiperrealistas de situaciones ficticias mediante inteligencia artificial, representa un desafío adicional. Fernando Paulin, CEO de Trully, subraya que para el sector crediticio, el desafío que presenta el deepfake es particularmente significativo, ya que esta industria se basa en la capacidad de verificar la identidad de las personas para evaluar su elegibilidad crediticia.

Las campañas informativas dirigidas a los clientes sobre los riesgos y las formas de proteger su información personal son fundamentales para prevenir estos delitos. Asimismo, la cooperación entre bancos, fintech, autoridades reguladoras y empresas tecnológicas como Trully es crucial para compartir información y estrategias de prevención del fraude.

NotiPress/Francisco Vicario