Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Una cápsula del tiempo de 8 pulgadas de diámetro es el nuevo proyecto del MIT

Las obleas de silicio son utilizadas por los investigadores para dar forma a tecnologías transformadoras como circuitos cuánticos, dispositivos de microfluidos o estructuras de recolección de energía. Sin embargo, en los laboratorios del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) las usan también como lienzos.

One.MIT es un proyecto que utiliza las herramientas del laboratorio MIT.nano para grabar nombres colectivos del instituto y diseñar un mosaico en una oblea de silicio de solo 8 pulgadas de diámetro. La última edición de One.MIT incluyó a 339.537 nombres de estudiantes, profesores, personal y exalumnos asociados con el MIT desde 1861 hasta septiembre de 2023.

Un espíritu de innovación y un impulso incesante para resolver grandes problemas han impregnado el campus en cada década de nuestra historia», afirma Vladimir Bulović, director de MIT.nano. Además, celebra que «esta pasión por el descubrimiento, el aprendizaje y la invención es el hilo conductor que conecta a la familia del MIT del siglo XXI con nuestros inicios en el siglo XIX y todos los años intermedios».

Como los nombres inscriptos son muy pequeños para leerse a simple vista, se pueden observar en el sitio web de One.MIT el cual permite a cualquier persona buscar un nombre y encontrar su ubicación en el mosaico.W. Craig Carter, profesor del MIT, creó los diseños y algoritmos para cada versión de One.MIT. cuya primera obra fue en 2018.

Para la edición de 2024, Carter buscaba que la imagen fuera icónica, pero también, dentro de las limitaciones de un mosaico a gran escala, para lo cual, acudió a los archivos del instituto. Ahí encontró una litografía utilizada en la portada de un programa de la ceremonia de rededicación del MIT de 1916 que celebró el traslado del Instituto de Boston a Cambridge en su 50 aniversario.

Quizás también te interese:  La teoría política de Thomas Hobbes: El Leviatán y el estado de naturaleza

En efecto, Carter se propuso replicar la litografía recreando los espacios y las fuentes de las letras como objetos geométricos algorítmicos. «Esta fue una oportunidad para agregar un elemento divertido y ‘nerd’, apropiado para el MIT», afirma el profesor. El mosaico final se compone de 6.476.403 caracteres. Cabe destacar, para colocar todos los nombres y llenar todos los espacios, Carter utilizó un algoritmo el cual ayuda a la optimización de muchas opciones diferentes y para el orden aleatorio de los nombres.

La recolección de datos fue un gran desafío para el equipo del MIT, según Annie Wang, científica investigadora y coordinadora de proyectos especiales de MIT.nano, «tanto las bases de datos como el texto escaneado con OCR pueden ser confusos y limpiarlos es mucho trabajo». Sin embargo, una vez completado el diseño fue entregado a Jorg Scholvin, director asociado de fabricación de MIT.nano, quien junto a su equipo elaboró la oblea, esta reúne más de 160 años de historia de la institución.

NotiPress/Axel Olivares